02 septiembre 2006

La sorpresa del verano

De nuevo tocaba recoger el campamento después de desayunar...

Cada vez teníamos más chorradas que meter en la moto!!!

Después de la semanita de vacaciones "aventura", mi chorvo me tenía preparada una sorpresita. Me dijo que había comprado unas vacaciones del 2 al 9 de septiembre, pero no me dijo donde. Así que hasta el último momento me estuvo tomando el pelo con la cantidad de kilómetros que teníamos que hacer hasta llegar a nuestro destino.

La sorpresa era una estancia en un apart-hotel a 20kms (!!) de donde nos encontrábamos en ese momento, aunque yo no lo sabía hasta que llegamos, claro.

La "miss simpatía" de la recepción nos dijo que hasta las dos no nos dejaban hacer el check-in, así que estuvimos en la terracita de la piscina hasta entonces. Eran las tres de la tarde y aún no nos habían atendido.

Agarré un periódico portugués que había por allí y me puse a hacer los únicos pasatiempos que no requerían saber el idioma: SUDOKUS. Alucinante, yo haciendo sudokus, con lo que paso de ellos. (meec.. error)

Cuando por fin nos dieron el apartamento, descargamos los bártulos y nos piramos a llenar la nevera, que se veía un poquito triste:


El apartamento era muy cuco, tenía una cocina muy apañada con mesa y 4 sillas, un salón con sofá cama y TV, una habitación muy chula, un baño completo y una terraza con vistas a la ría.





Con esta última imagen desayunábamos todos los días, bueno o viendo en la TV la Mtv o el programa ese de jubilados, "saber vivir"...jajaja

1 comentario:

Jean Bedel dijo...

Que frikada, ver saber vivir :-). El piso muy mono, sí.