25 febrero 2006

Carnavales bricolageros

Este año no tenía previsto disfrazarme ni salir a hacer el panoli por ahí y veo que ha sido una buena decisión, porque ha hecho un día de perros.

En cambio, me he quedado en casa y he estado bricolageando un ratico, luego he comido un entrecotte con pimientos de padrón regado por un riojita y después me he echado una siesta de pijama y orinal que me ha dejado como nueva.

Por la tarde hemos seguido con las obras. Lo que no cambia invariablemente es la cantidad de insultos que nos dedicamos mi costillo y yo mientras trabajamos juntos.

No hay nada como trabajar en un entorno de confianza donde la inutilidad y las meteduras de para se reconocen abierta y sinceramente. No llegamos a la agresión física ni a lanzarnos las herramientas a la cabeza, pero las lindezas que nos dedicamos son irrepetibles, lo lamamos terapia marital.

Lo malo es que uno de los dos le tenga que dar la razón al otro tras meter la gamba por no haber seguido sus recomendaciones, esto es prácticamente imposible que ocurra, sobre todo porque somos los dos tan orgullosos, que antes nos comemos un sapo vivo.

Por lo menos hemos terminado, todo funciona y no ha habido daños materiales ni humanos.

Tengo que reestructurar mi página de bricolage.

6 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Nunca he podido soportar que mi pareja me insulte.

laceci dijo...

No te preocupes, eso nos mantiene vivos y en equilibrio, además las reconciliaciones son maravillosas :D

Malamala dijo...

Y es mu sano, guapa, se queda uno como una seda.. eso y tirarse un pedo debajo de la manta, une mucho.. JAJAJAJAJAJAJAJA
(Por eso ha debido de ser mi estrepitoso fracaso matrimonial, mira tú ahora que caigo ;DDDDD)

LuCeMoi dijo...

en realidad es una buena terapia , si señor
pero si solo queda ahy

Click dijo...

jejejeje, que risa con lo del sapo. A mi eso me suena, eso de cagarla, darte cuenta, e inventarte una ñapa que tardes como 3 veces mas de lo que deberias para arreglarlo y solo por el echo de no reconocer que el otro llevaba razon, al final llegas al mimso punto con el doble o triple de esfuerzo pero todo orgulloso le sueltas: "Ves como se podia hacer a mi manera, tontolaba".

Click - es eso que piensa de, llevas razon, pero antes hago que un caracol aprenda flamenco antes que decirtelo.

Lalola dijo...

Por aquí también hizo un frío del carajo pero aún asi me escapé el sábado a los Carnavales de Vinaroz, disfrazada por supuesto y como lo dejé para el final como siempre acabé vestida de mariposa pero parecía la prima hermana del colega del 11888. :(