06 agosto 2006

Recuperando amistades

Me encantó salir ayer con unos viejos amigos con los que habíamos tenido un desencuentro hace mucho tiempo, que unido a diversos malentenidos y suposiciones erróneas por ambas partes, habían enturbiado nuestra amistad. Cuando el colegueo es sanote y realmente no ha pasado nada grave, podemos seguir siendo amigos en equilibrio, como es el caso.

Después de la piscina, acabamos tomando una ensalada de ventresca y jamón en el bar de la tabla y luego nos fuímos paseando a casa.

Eso fue tras un complicado día de bricolage que en breve pondré en bricología para ver si le hago recuperar un poco de vida.

Ahora me voy a comprar un tubo de 213 cm, que hoy es domingo de primero de mes y abren los centros comerciales :)

7 comentarios:

Carol dijo...

Que vueltas que da la vida... quien os lo iba a decir, ya ves tu... mira que mezclar el atun con jamon XDDDD

Un tubo de 213cm!! y yo que con 25cm voy sobrá, jesumariayjose, tu eres una makina XDDDD

Yo tb aprovecho hoy para hacer comprita... arggg que pereza...

mistica dijo...

Qué disfrutes de tus compras...
Besos.

chin dijo...

Suele ser agradable eso de rehacer relaciones enturbiadas por circunstancias no intencionadas. Salud !

JOHNNY INGLE dijo...

Yo también me siento intimidado por ese tubo de 213 de largo, y cuyo diámtro no especificas.

Mi imaginación se ha desbordado haciendo conjeturas. Por supuesto que, dada mi propensión a ser un guarrón, pensé que tratabas de construir un vibrador para mujeres exigentes. Pero no acabo de creérmelo. Necesitarías el motor de una camioneta para mover ese monstruo...

En fin, espero que aclares. Me entusiasma el bricolage-ficción...

PJ dijo...

Salto de pértiga? o que...

Johnymepeino dijo...

Ya tenemos otro hermoso recuerdo de estas vacaciones para recordar en las frescas tardes de otoño junto al ventanal. ¡Y descubrimientos!: descoñocía tu afición por los pececitos. Petonet. ;)

O.k.,o.k.! dijo...

Este fin de semana estuvimos mi amiga (la que está de visita) y yo paseándonos por el pueblo en el que nos conocimos, estudiando. A mí apenas me quedan amigos allá, y no tengo contacto con ninguno, pero ella necesitaba darse un baño de nostalgia visitando a gente que conocía y de la que guarda un buen recuerdo.

COn decirte que acabamos sentadas a la orilla del mar a las 4 de la madrugada, reflexionando mientras ella lloraba...