08 agosto 2006

Las malas decisiones laborales

Cuando me cambié de departamento, allá por octubre, tenía claro que no quería seguir con la misma morrallita: dedicarme a vender humo y powerpoints y menos aún debajo del dicharachero, una persona a la que no puedo respetar como jefe. Alguien incapaz de tomar decisiones ni de hablar mirando a la cara!!

Mi gran decisión me llevó a la situación en la que me encuentro, en un departamento que se encuentra haciendo cola para ser eliminado, con un proyecto maldito y sin un soporte técnico necesario, por un asunto del tipo "mi tesooorooooo" que lleva a enfrentamientos entre diversas jefaturas.

Para colmo este trabajo en concreto ha supuesto un retroceso en mi prometedora (snif) carrera profesional. No es grave, porque el conocimiento pasado no lo he perdido y lo cierto es que he aprendido mucho, demasiado para lo que yo quería. Invertir neuronas en sabiduría tecnológica, tampoco sirve de mucho, caduca cada día..

Quiero acabar en la medida de lo posible este proyecto, lo que me está llevando a hacer algo que siempre he criticado: quedarme a hacer horas que jamás me van a pagar.

Hoy casi vuelvo a picar, pero tenía justificación, ya que no quería dejarle el marrón a uno de los técnicos que me ha estado ayudando toda la mañana, me parecía bastante feo. He conseguido solucionarlo e irme a casa a la hora.

Ahora me quedan dos semanas y pico de marrones, luego tres de vacaciones y presuntamente a la vuelta, mi trabajo será otro. Aún no tengo la carta de rrhh en mis manos, sólo un correo "oficial" y varias llamadas de una piba que me da muy mala espina.

Ya veremos qué pasa.

PS: este post tampoco quiero tener que recordarlo.

6 comentarios:

LuCeMoi dijo...

pos si no lo vas a recordar, no te comento nada.
este comentario es O
:)

laceci dijo...

Pues tienes toda la razón!!

criztina dijo...

jejejeje, creo que esta experiencia te va a ayudar para el nuevo uesto que te espera "calentito" "calentito".

En algunos años, hemos sido privilegiadas por lograr "evitar" esas horas extras, esas "quedadas hasta las mil" y "posibles fines de semana", pero no es lo habitual, y, sintiéndolo mucho, en el mundo tecnológico en el que te vas a meter en breve.... lo normal son "los excesos". ASí que, paciencia, y a llevarlo lo mejor que ese pueda.... :-)

pd.- por cierto, ¿que tal ese carnet?????? deberías ponerte las pilas chati!!!!

Anónimo dijo...

hola,

Estoy en un caso similar al tuyo y me pregunto si al cambiar de puesto te deben poner el sueldo del nuevo puesto en caso de que este conlleve mas responsabilidad. O realmente al ser un cambio como contraopcion a que no te echen no tienes derecho a pedir el sueldo del nuevo puesto, ya que les interesas solo y exclusivamente porque cumples el perfil aun precio mas barato?

No se si es algo que se deba negociar o tragar. Y en vuetra experiencia que es lo que suelen hacer?

Gracias y un saludo

O.k.,o.k.! dijo...

Hombre, mis malas decisiones laborales me llevaron a no claudicar ante un puesto más o menos de mi especialidad y bien pagado, pero que me daba grima, y estoy ahora mismo planeando las frikadas para la maratón de Piratas del Caribe a la que vamos a ir unos cuantos compañeros de trabajo. Estamos escuchando canciones piratas en el itunes para ambientarnos!

Ah! y ay he destapado la vena friki, que aquí no soy la única ;-)

Jean Bedel dijo...

Todo el mundo ha tenido malas elecciones laborales. Si yo te contara las mias tengo para dos meses en el blog. en cualquier caso, estoy de acuerdo contigo, invertir en neurona no sirve de mucho, cuesta mucho poner conocimiento en acción.