11 julio 2006

El anonimato en los blogs

La primera vez que tuve la desfachatez de hablar de lo anónima que era en el blog, recibí a continuación un correo electrónico de un perfecto desconocido enviándome un enlace que contenía mi nombre, apellidos, empresa así como información sobre una ponencia que mencioné días antes. Esta colleja virtual, me sirvió de lección y fue la causa de mi primera crisis bloguera.

No me considero del todo anónima valorándolo según la relación de la que escribe (yo) con el que lee (tú):

- Algun@s de los que me leen me conocen (saben todo sobre mí, son del mundo "real", yo les presenté mi blog, cuando creí que no lo leerían).

- Much@s de los que me leen no me conocen (son lectores que lo único que saben de mi es lo que cuento por aquí y llegaron por azar).

- Algun@s de los que me leen me conocieron desde el blog (quedé con ell@s en algún momento, saben lo que cuento y también lo que les conté en persona).

- Algun@s de los que me leen conocen a alguien que me conoce (Generalmente esta persona es amiga y les ha comentado lo de su amiga friki que cuenta su vida por internet). Estos son los más descontrolados, porque ellos saben de mí pero yo no sé ni que me leen!!

Hay otro tipo de anonimato , utilizado con el objeto de insultar /ofender, que consiste en esconderse bajo un falso nombre, anónimo o suplantando directamente a otra persona, que suele ser cualquiera de los anteriores casos "disfrazados".

Bueno, pues yo - espabilada de mí- tengo lectores de todos esos tipos.

No me escondo en un nick porque me de vergüenza lo que pienso, ni lo que vivo, ni lo que soy... mantengo este "virtual" anonimato porque a veces opino muy críticamente de la empresa en general y de la que me paga en particular. Si bien es cierto que tampoco la menciono por su nombre, supongo que no sería una buena carta de presentación para otra "futura empresa" ni para mantener mi actual trabajo.

En temas personales, uno de mis grandes defectos es ser extremadamente sincera, la hipocresía, falsedad, caretas y demás no van conmigo, así que no tengo problemas en decir exactamente lo que pienso aquí o en persona, porque es lo que hay. Si a alguien no le gusta, ¿¡qué le vamos a hacer!?

Desde que pegaron aquella coleja virtual, me convertí en bastante más paranoica con el tema de los datos personales, con los míos y con los de los demás, así que en mis ratos libres me dediqué a "desenmascarar" blogueros, eso sí, en la más estricta intimidad electrónica, hijoputeces las justas!. Es una afición un tanto miserable, pero me gusta aprender de mis errores y también de los de los demás.

Dentro de las torpezas más gordas a la hora de perder el anonimato, puedo enumerar algunas que conozco por experienia propia o muy cercana:

- Usar el hosting de imágenes asociado al correo electrónico y/o nombre de usuario "de toda la vida". El google es muy traidor, y en algún portal puede asociar nuestro nick a nuestro nombre, apellidos, teléfono...

- Comprar y registrar el dominio al propio nombre y dirección postal. Hay una base de datos de acceso universal que permite a cualquiera ver esos datos.

- Tener los comentarios desviados al correo de la oficina y sin recordarlo, activar el "fuera de oficina", que devuelve la firma propia corporativa al lector "anónimo".

- Dar pistas sobre la página personal/profesional "seria" en forma de:
- Enlaces "ocultos" /directos en el código fuente.
- Dejar pistas muy jugosas en un chat "anónimo".

- Decir demasiado sobre lo que se hace: eventos públicos, lugares, cursos... Los blogs se posicionan demasiado bien en google en cuanto metes las palabras clave apropiadas. El exhibicionismo propio de los bloggers y la inocencia nos llevan a dejar este parámetro descontrolado.

- Navegar y comentar desde la oficina: Los servidores corporativos dejan su "nombre", "apellidos" y localización geográfica, permitiendo al dueño del blog donde comentamos, que sepa que fulano trabaja en XXXX.

And the winner is: Decirle a tus amigos, familiares y compañeros de curro que has abierto un blog, cuando creías que no lo iba a visitar ni el tato...

Juntando varios de esos factores se puede llegar a obtener demasiada información que uno mismo no desea dar y que le puede perjudicar. Así que mucho ojito con lo que se hace /escribe.

Hay dos formas de superar el tema del anonimato: Decir desde el primer momento todos los datos personales o intentar ser totalmente gris con lo que se cuenta, no involucrarse nada, no comentar en ningún lado (para no dejar IPs) ni cosas de esas, no dejar ningún dato de contacto de ningún tipo, no quedar con nadie... Muy complicado e imposible para un bloguero de pura cepa...

Ahora ya no tengo tanto miedo a perder mi anonimato. Sigue sin avergonzarme ser quien soy. Navego y posteo desde mi casa, con el internet y el tiempo que yo pago, mis opiniones son propias y no representan a nadie ni a ninguna empresa, solo a mi misma.

Lo malo es haber aprendido todo esto a "hostias" y torpezas..

PS: El anonimato en los blogs se resume en la paradoja: "Necesito contarte absolutamente todo sobre mi vida pero no quiero que me reconozcas."

31 comentarios:

Haters dijo...

El nick viene bien. Yo, por ejemplo, soy tu padre -- y lo del nick me viene bien para camuflar mi identidad.

Ignacio dijo...

Yo creí que todo el mundo se habia tragado aquello que Hice que dijeran de que Elvis habia muerto y nadie me reconoceria ahora vestido de moderno.

Ignacio dijo...

Hola soy JFK y tengo que decir que todo lo que dice esta chica es falso, y que a mi me mataron, lo habeis visto en el cine.

Chiringui dijo...

No pasa nada, eres libre de decir lo que quieras. Yo no le he dicho a nadie que tengo un blog, pero mi mujer mi hermano y mis amigos ya lo andan cascando.

Antonio Valle dijo...

Hosti tu!
mantener el anonimato es tan cansado, que yo pase del tema desde el primer momento.

Antonio

Jorge dijo...

wow y sigue siendo tu afición desenmascarar? que me puedes decir de mi? ... a mi mail!

un beso

monocamy dijo...

Santo dioXx, peaSso conferencia jajajajaja. ¿Tanto problema por una página en internet...? No me extraña que luego, en privado, con la pareja, existen tantos problemas por un "quítame allá ese espacio mío".

xDDDDDD

Que estáis muy verdeeeeeeeeeees :P

Groutxo dijo...

No pierdas el tiempo investigandome... lo que quieras saber, me lo preguntas y yo te digo hasta mi NIF si quieres.

Chuflo dijo...

Si quisieses escribir para ti lo harías en un diario que no vería más que la luz de tus ojos: el blogger es un exhibicionista nato, mendiós!

Mistica dijo...

Yo desde que conocí a mi nene(un piradillo de la informática) tuve una cosa muy clara: En la red la palabra anónimo no existe.
Puedes saber muchas cosas de quien escribe, te enlaza, que conexión tiene, donde está...miles de cosas que yas has dicho(y alguna más).
Cuando tomé la decisión del tener un blog, tomé "algunas" precauciones, pero fáciles de saltar...
Escribo más desde la oficina que desde casa, mi jefe conoce mi blog, mis padres, conocidos y "escasos" amigos.
Así soy, como bien dices tú, si te gusta bien, sinó, dale al "escape"...
Siempre lo mismo...los que me gustais...estais tan lejos...y lo que tengo cerca me gusta tan poco...

Lui dijo...

Lo triste de todo esto es que siempre hay gente que quierehacer daño, y que utiliza la información que puede tener sobre ti para dar caña o para demostrar que saben quién eres.

Yo creo que la gente debería ser más madura. Da lo mismo que en Internet el anonimato total no exista, lo que debería importar es que si lees las historias de alguien, y ese alguien no quiere dar más información que la que ya da, pues deberías dejarlo ahí y no intentar buscar más información ni mucho menos hacerla pública. No te aporta nada a ti, y le hace daño a la otra parte.

Un besote
Luis

SantiNoBrain dijo...

y después de permanecer en el "economato" vas a una "quedada" con un montón de gente que no conoces mas que por sus letras. Y das por seguro que son todos buena gente (hasta el momento así ha sido, por suerte). O, por algo que has escrito gente de tu círculo te descubre.
Dejé el anonimato el mismo día que escribí el primer post. En el fondo, si estás aquí estás expuesto al público, y en el público hay de todo, malo y peor...
y, que coño, los exhibicionistas ya no necesitamos cubrirnos con la gabardina...

Tyler dijo...

Buenas, yo soy de la segunda clase que has comentado, fui quien te envió el correo, sin ánimo de alimentar tu paranoia. Simplemente quería mostrarte lo fácil que es localizar a alguien y como el rastro se encuentra en Internet. En el correo que te envié venían mis nombres y apellidos así que no tengo nada que ocultarte aunque cuando en Internet conocen tu "alias" puedes ser rastreado fácilmente incluso en los comentarios que dejas en los blogs.

Creo que en el caso de los blogs lo mejor es ser completamente anónimo y no decirle a nadie la dirección de tu página, en el caso de mi blog, un amigo salió con una compañera de trabajo y le comentó la dirección de mi página, con lo cual cuando rompieron se enteró toda la empresa, shit!

criztina dijo...

yo sigo pensando lo pardilla que he sido jejeejjejejejeje, yo que me creía "anónima", fíjate!! si no tengo ni correo para que me contacten!!! jejejeje, y luego me salta el "fuera de la oficina" jajajajajaa. Que le vamos a hacer..... PARDILLA que es una!!!! ;-)

celemin dijo...

Yo tengo experiencia en el "otro lado". He sido uno de esos "curiosos" ante un blog que me parecía entretenido. Como tenía dominio propio no pude evitar ir a ver a quien pertenecía.
Curiosamente venían sus datos personales. Ni corto ni perezoso, pero no de forma anónima, contacté con esa persona para preguntarle si era consciente de esto.
Lo curioso fué su respuesta: No contestó. A partir de entonces me denegó el acceso a su blog con mi nick, traté de usar uno nuevo (pero identificable como mio) pensando que era un error, pero no... :-/
Bueno, de desagradecidos esta el mundo lleno...

Afrodita dijo...

Vaya!!! Yo en mi ignorancia informática no sabía q te podían cazar de esa forma... Ainnnssss!!!
Y a mí me has investigado??? Besotes

fanshawe dijo...

Holaaaa, soy del grupo "no macuerdo como llegué a este blog". Tiene su gracia porque me he despreocupado completamente del anonimato en mi bitácora. Quizás tan tan alegremente porque vivo en Italia y tengo la sensación de que nadie se va a tomar la molestia de venir a darme por saco aquí. Por otra parte el blog está en español, así que nadie del curro lo lee, eso seguro...

Eva dijo...

Muy curioso lo que expones en el post (y muy al hilo de lo que me dejastes en el mio, sobre que a veces es mejor no publicar todo lo que te pasa por la cabeza...) En cuanto a mí, el día que no pueda escribir en mi blog lo que me parezca, doy media vuelta y me largo. Supongo que hay mucha gente desocupada que no tiene otra cosa que hacer que ponerse a jugar a Sherlock Holmes, pero yo pienso que si alguien me quiere dar sus datos (a mi personalmente) que lo haga y si no, sus razones tendrá. Lo que me interesa es lo que cuentan y no quien lo cuenta...
Muchas gracias por pasarte por mi blog, yo llevo mucho tiempo viniendo por el tuyo (de hecho, muchos cambios en el aspecto del mio son gracias a lo que explicas...)

Hedone dijo...

Muy interesante. Realmente interesante. Hay que reconocer que cagarla es muy fácil, porque el Internés es lo que tiene, que deja más huellas que la colonia esa de Brumel, o que mi perro cuando mete el morro en el cubo de la basura y se merienda los restos de una ensalada o un salmorejo cordobés.

De todos modos también hay un factor que influye en este tema: La madurez mental de quien anda por aquí, por la red. Si mi hobby es hacer el mandril por los blogs, chats y foros que me encuentro, evidentemente estaré contentísimo de mi mismo, pero seguramente a mi madre le daría penita ver lo que hago para sentirme importante o simplemente divertirme.

En fin, que se me hincha la vena del cuello y me pongo a despotricar. Que los dioses te den larga vida, a tu yo virtual y a tu yo 3D.

Besos mil

PJ dijo...

jajaj, Tu eres exibicionista por naturaleza, no me vendas la moto que ya tengo una. ;-)

LuCeMoi dijo...

joder habia escrito un monton, y le di mal al boto...

decia que:
me has agotado con tanta lectua, pero la reflexion me ha gustado.
recuerda nuestra charla sobre esto, y que quizas pagamos el precio de la novatada usando nuestros verdaderos nombres.
pero es logico, cuando empezamos con nuestros blog, era al principio.

Pero porque hay que ser anonimo, mejor dejar huella no?
ya mucho anonimo y mediocre hay por ahi.
fdo: la guerrillera

pd: hoy me han dicho que en mi foto parezco una guerrillera con mis gafas negras y mi pañuelo rojo.
me ha encantado.. creo que me cambiare el nombre por ese, la guerrillera jjjjj
un beso

ricardo dijo...

Extraña afición la de "sacar del armario a los bloggers"

malaputa dijo...

Este... Tengo curiosidad.
¿Me podrías enviar a mi dirección de mail lo que sabes de mí, "pliiiiiiiiiiiis"?.
Si la curiosidad mató al gato a mí me va a pulverizar un día.
A mí me preocupa relativamente, no le doy demasiada importancia al blog, y últimamente, mucho menos.
En cuanto a las cosas que digo... pues no digo en el blog nada que no diga en la vida real.

quedaAlgunoLibre? dijo...

mmm, muy decalogo de como cargarte el aMoniMato!!! ;-)

besote

coco dijo...

Te has olvidado de los gilipollas que envían su foto colgando del cuello de cantantes americanas a toda su lista de distribución, sin contar con que allí tienen contactos que sólo lo conocen a través del blog...

Lucía dijo...

Gracias por tus consejos Ceci

Aún no he hecho alguna de esas cosas (cometidos algunos de esos errores) que comentas, pero que conste que una, en su desconocimiento de esas sutilezas técnicas, estaba pensando hacerlas (lo de bloggear desde la oficina, estuve a punto de hacerlo hace un par de semanas, pero una reunión de última hora me lo impidió).

¡Maldita la gracia que me haría que algun@ de los que trabajan por allí supiesen a qué juego con mi chico las tardes de lluvia, o lo que terminé perdiendo, a mediados de junio, un sábado por la tarde !

¡¡Gracias por los consejos Ceci!!

(y prometo ser más precavida en el mundo blog)

Kotinussa dijo...

Aprendo mucho con tus post.

Yo soy de las que se le calienta bastante la boca, así que procuro ser anónima. Creo no haber cometido algunos de los errores que mencionas.

Por asegurarme, iba a pedirte que trataras de averiguar quién soy (si se puede), y me lo dijeras, pero veo que ya te lo han pedido varias personas y no quiero abusar.

Hasta la próxima.

viveydv dijo...

Excelente reflexión. Aunque alguna que otra anotación.... me llega tarde, jejejeje. Y sobre todo me jo..roba que algunas contadores de visitas guarden la IP de quien escribe. Eso no mola.

Elvira dijo...

Efectivamente, lo peor es dar la dirección a familiares, amigos y compañeros, pensando que no lo leerán, pero un día cualquiera, escribes de uno de ellos, y te sorprende con un "siempre te leo, pero hasta hoy, no me había atrevido a comentar..." y ya pierdes mucha libertad.

Besos

Eugenio Martínez Sierra dijo...

Vaya. Comento tan tan tarde que ya no sé si leerás esto. Cosa de vacaciones y demás.

Una de las cagadas de la LSSI es que, si pones publicidad, tienes que facilitar tu nombre, DNI etc.

Debido a las amenazas que recibo de vez en cuando por mi blog de política, decidí poner mi DNI y nombre, no fuera que me denunciaran. Y ya que era tan público, pues puse mi foto.

Total, ¿Qué puede pasar?

Virginia dijo...

Se puede ser anonimo simplemente porque nadie te lee, o eso te crees tu. Como bien dices, lo peor es dar el blog a la gente que realmente conoces, yo ya no lo hago. Mi hija me lee por ejemplo y eso reduce mucho mi libertad, pero yo tambien la leo a ella. Siempre podria hacer un blog nuevo y no dar la direccion a nadie, si me quieren encontrar que me busquen, pero soy demasiado vaga para volver a empezar, lo hice una vez por eso mi blog es vitalidad2 y no vitalidad solo.

Ademas no tengo remedio, por un lado esta mi lado exhibicionista, como bien dices y por otro quiero tener libertad para decir lo que quiera. Pero siempre tengo presente el no hacer daño a los que conozco en persona y eso me hace autocensurarme demasiado.