24 julio 2006

Cerrando tiendas y despedidas.

Ya van dos veces que voy a una tienda y la han cerrado, no sé si es que tengo mala suerte o es que allá por donde paso cruje... En fin, allá ellos.

He ido a comprar el regalo para McGregor, que abandona el barco y es que los buenos siempre acaban marchándose. Me alegro por él pero me apena que tuvieramos un mal rollo aquel día, todo porque la motivación no la venden a peso en el mercado.... Supongo que lo que sucedió después le habrá borrado todo mal rollo sobre mí, seguramente la realidad es menos grave de lo que yo me imagino, y no fue para tanto, aunque yo lo crea.

Ahora le haré una impresión de coña para la tarjeta y la camiseta, a ver si se me ocurre algo.

(Espero que no estés leyendo esto, porque quería ser una sorpresa para el miércoles...)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»