25 abril 2006

La otra cara de los accidentes

Pedro tiene 27 años, está fastidiado de los riñones y tiene que filtrar todas las noches su sangre durante 8 horas conectado a una máquina. En ocasiones le hemos propuesto que se venga a Madrid, a hacernos una visita pero siempre rechaza la invitación.

Pensé que era por el inconveniente de tener que viajar con la máquina de diálisis, pero el otro día me contó la razón: Está en lista de espera para un transplante de riñones. Cuando hay un puente, varios días festivos o es inicio/ final de las vacaciones, hay muchos accidentes de tráfico y por lo tanto las posibilidades de que aparezca un donante de riñón aumentan. Como la lista de espera para asignación de órganos es geográfica y llaman a varios candidatos susceptibles de recibir el órgano, es preferible permanecer cerca del domicilio habitual, para llegar cuanto antes al hospital.

Resulta duro, pero hay gente que está deseando que haya accidentes para poder seguir viviendo. Nunca lo hubiera pensado.

15 comentarios:

criztina dijo...

Las dos caras de la moneda....

Michi dijo...

Desean que les llegue un organo no que haya accidentes (o eso quiero pensar), escrito asi parecen unos cabroncetes haciendo vudu y esperando que muera alguien... :)

Luis dijo...

Lamentablemente, entre el estado de las carreteras y los cafres que hay al volante, no se necesita desear que haya accidentes mortales...

Pedro simplemente tiene que sentarse a esperar, sin que necesite desearle mal a nadie...

Click dijo...

pues efectivamente asi es, por lo que todos deberiamos de ser donantes ya que todos viajamos y nunca se sabe cuando nos puede tocar (al otro lado tambien podemos estar).

Click - siempre se ha dicho que los moteros somos donantes de organos en potencia. :-((

Chiringui dijo...

ufff, toco madera.

monocamy dijo...

Bueno, mi perspectiva es algo más umbría. Aquí hay más de un interesado en que siga habiendo accidentes o infractores. Y los que parecen desearlo, no necesariamente están enfermos, excepto mentalmente, acaso.

Me pareció excelente el "repaso" que le han dado a los impresentables de la DGT, el otro día, en Tele 5, demostrando lo peligroso que es, a veces, cumplir las normas, desenmascarando su política recaudatoria y cómplice homicida.

- Tres coches circularon a 50 km h/ (clavados) por la Castellana (Madrid) ocupando los tres carriles en dirección a Cibeles. Esa es la velocidad máxima. Al principio, los insultaban y tocaban el claxon. Finalmente, en un semáforo, un taxista llegó a bajarse e increpar a los del "experimento", amenazador, mientras ellos le recordaban que iban al máximo permitido. Ni por esas. Abandonaron antes de que les partieran la cara.

- La misma experiencia, en la M-30 a 90 clavados. Idéntico resultado. Aquí no había semáforos, pero todos pasaban increpando a los conductores del experimento, incluso un autobús serpenteó peligrosamente, cambiando de carril para adelantarlos (iba lleno de gente) y se colocaba a 50 cm del parachoques de uno de ellos.

- Señalaron los puntos negros de las carreteras españolas. Ni un sólo radar en tales puntos. Los radares, en las autopistas, en plenas rectas, donde ocurren MENOS accidentes (EL 78 % ocurren en carreteras convencionales).

- Los responsables de la DGT entrevistados hicieron autocrítica NULA. Siempre la culpa es del conductor.

- Los controles de alcoholemia visitados por las cámaras, no se situaban donde los jóvenes beben, sino en puntos intermedios de los itinerarios.

CONCLUSIONES:

- Muchos de los conductores son maleducados e irresponsables (la prueba evidente, amenazar al que va a la velocidad correcta).

- La DGT establece limitaciones de velocidad adecuadas a su política recaudatoria, con independencia del estado de la carretera.

- Los agentes no se muestran, ejerciendo presión psicológica sobre el conductor, sino que se esconden, sabedores de que habrá infractores. Son cómplices de lo que está ocurriendo, si no directamente de las muertes, sí de generar un estrés absurdo e innecesario. Asquerosamente monetario.

- No importa que la gente beba y conduzca. No es importante hacer acto de presencia y recomendar prudencia bebiendo, sino esperar a los que han bebido y pararlos para multarlos.

---

No tengo ni idea de qué se puede hacer para cambiar esto, cuando parece que estamos implicados todos. ¿Tal vez a base de SMS? Estoy asqueado.

Anónimo dijo...

Hey! Very Nice! Check out this website I found where you can make extra cash.
It's not available everywhere, so go to the site and put
in your zipcode to see if you can find something. I found something and make
and extra $900 a month!

make extra cash

menina dijo...

Es una postura muy cruel... pero hay que entenderle.

Galufante dijo...

Afortunadamente o desgraciadamente, según se mire, en este país existe un elevado número de donantes de órganos...Si alguna persona se puede beneficiar y contribuir a alargar su vida o remediar algún grave problema fisiológico, creo que es algo que no se puede denegar...Vaya mi reconocimiento para todos esos infaustos donantes de órganos que no eligieron su trágico final...

Agur.

celemin dijo...

Ya comenté en blogosferadirecto.blogspot.com (publicidad subliminal :) algo sobre la campaña de la DGT para semana santa. Creo que la única forma de que no corramos es haciendo coches que no corran. (Yo por lo menos no puedo evitar a veces el correr un poco, ¿y vosotros?)
Las campañas educativas están bien, pero no las hacen. A mi me gustaba aquel programa de "la segunda oportunidad".

Aprovecho siempre que sale el tema para aconsejar el uso de las luces de cruce siempre que se circule por vías de doble sentido. Esto tan simple evitaría muchos accidentes.

LuCeMoi dijo...

pues eso es lo que pense yo cuando le hiciero el transplante de higado al padre de mi amigo R el adoptado.
La pena es que tenga que morir alguien para que otro viva. Pero quizas el tema seria, "aunque sea una muerte ahroa sirve para algo, si cabe."
ojala tu amigo pronto lo consiga..

LUIS AMÉZAGA dijo...

Como dice Michi, seguro que no está deseando que haya accidentes. Pero sabe que los hay. No es lo mismo.

maps dijo...

Como todo en esta vida, también los accidentes tienen su parte "positiva".

SantiNoBrain dijo...

Soy un creyente, creo en la donación. Así que si algún día me pasa algo, que aprovechen de mi hasta el tuétano de los huesos para hacer sopa si es necesario.
En cuanto a las carreteras y los conductores, ¿qué decir que no se haya dicho ya? "Adecuar la velocidad al estado de la vía y de la circulación".
En cuanto al experimento que refiere Monocamy, tú mismo das la respuesta: Muchos de los conductores son maleducados e irresponsables.
Lo que me preocupa es la costumbre que tenemos de que la culpa siempre sea de los demás. "hay accidentes por exceso de velocidad porque las carreteras no están preparadas para las velocidades que pueden alcanzar los coches", en una sola frase nos exculpamos encontrando dos culpables; el gobierno por las carreteras y los fabricantes por hacer vehículos potentes.
No, lo siento, la culpa es de los conductores, y, si respetas las indicaciones te la traerán al pairo los radares y los agentes de tráfico.
Pese a los "reportajes de investigación".

epoptek dijo...

no creo que desee que haya accidentes
pero la realidad es que los hay
y que de la muerte se puede obtener más vida