04 noviembre 2005

Doce meses, doce causas...

Toda la mañana de reunión en reunión. Me crecen los enanos por momentos, pero me lo tomo tan bien como si el problema no fuera conmigo. Hay que tener el proyecto listo para el 1 de diciembre y la gente implicada sigue poniendo pegas. Yo creo que me gustan los problemas, la vida sin problemas resulta increiblemente aburrida.

Joder, el anuncio de telecinco contra el maltrato me ha dado un escalofrío: aparecen una serie de tumbas que llevan inscritas distintas frases: "a mi una mujer no me grita", "el que manda soy yo", "dónde vas así vestida?"...y finaliza diciendo: Hay que enterrar estas frases, ni una mujer más muerta por maltrato.

Nunca me ha pegado ningún novio, si acaso recuerdo pegarme "de coña" con alguno, y siempre salir perdiendo o volando cuando jugábamos a las artes marciales, pero nunca en serio. Y mira que soy discutidora y "porculera", pero de ahí a llegar a las manos... El caso es que incluso cuando me peleaba "de coña", intentaba controlar mis golpes pero el otro me daba la impresión de que no lo hacía. Claro, yo no le quería hacer daño, pero empezaba a dudar si él tampoco quería dañarme a mi. Si juegas con fuego, corres el riesgo de quemarte.

Con mis hermanas si que me he ostiado alguna vez pero no llegó la sangre al río. Lo mío más bien es de venganzas frías y psicológicas. Creo que las heridas del alma hacen mucho más daño y dejan cicatrices imborrables.

Ostias cercanas a mi entorno, sólo he visto una vez, en que un hijoputa vino a provocarme con gestos chulescos, yo estaba hablando con un amigo y pasé de él, pero más adelante encontró a mi novio y además de vacilarle, se le ocurrió tocarle. El se dió la vuelta y le pegó una ostia que lo tiró al suelo. Fué una sensación muy extraña, el corazón se me puso a cien por hora. Sólo pude abrazarme a mi novio y temblar en sus brazos.

Aún sin salir de ese sitio, de repente vinieron dos chavales y le preguntaron: ¿Has sido tú el que ha pegado a J.C.?. Mi novio dijo: . Y los chavales le dieron la mano: Felicidades! tío!, le tenía unas ganas.

Yo también. No le deseo la muerte, le deseo el mismo daño que él me hizo.

PS: Al final esto es una especie de diario - biografía - agenda - cajón de los recuerdos...(de los malos y los buenos).

10 comentarios:

O.k.,o.k.! dijo...

Buf, la violencia real no es como en las películas, y tu reacción de temblar y abrazarte a tu novio es de lo más normal.

Te sube la adrenalina de golpe, te sacude una oleada de realidad cruda, te entra toda una serie de pegas morales y no sabes dónde estás ni por qué.

...Luego están los que se acostumbran a vivir la violencia.

O.k.,o.k.! dijo...

Por cierto, a mí se me saltan las lágrimas cada vez que veo un anucio del tipo que dices, o que asisto a algún acto del estilo... ya he hablado ma´s de una vez de historias que viví, y siempre me da la sensación de poder haber acabado en una esquela hace unos años.

Tbo dijo...

No tiene nada que ver con tu post, pero te cuento que el otro día me intentaba conectar "en el curro", un minuto a cecilidades, para leer y pasar un minuto agradable cuando un jefecillo se me acerco por detrás sin que yo me percatara, el caso es que me dice..., "será posible que te dediques a ver tías en pelotas", no le dí mayor importancia pero se refería a tu querido y familiar escote, en fin, todavía hay algunos que no te leen, saludos.

muad_did dijo...

A veces pienso que las personas acostumbradas a la violencia se insencibilzan hacia esas sensaciones siendoles mucho mas facil poder usarla.

LuCeMoi dijo...

pues yo si he tenido un episodio de violencia, no con una pareja pero si con un hermano que le dio como un ataque de locura.
No me pego, pero de la furia que tenia cojio un jarro de cerámica que yo estaba tomando te, y lo partio solamente con su mano. Su mano empezo a sangrar enormemente, y que hizo mi queridito hermano, me mancho todas mis cosas en mi dormitorio con sangre, las paredes, la colcha, mis libros.
No hubo violencia física, pero te puedo decir que fue terrible, nunca en mi vida he experimentado tanto terror.
Cuando se fue, el daño psicologico que dejo fue una mierda. El tener que limpiar la sangre, horrible
FUe hace mucho, pero aun hoy al recordarlo me pone los pelos de gallina.
sin palabras... en fin..
Vi el anuncio que dices, es terrible pero tan real que te hace pensar. Servira de algo???
buen finde..

Jean Bedel dijo...

Paz y tranquilidad. Yo soy como un monje budista, así me va. En todo caso me pegan :-). Por cierto, ya que estoy por aqui te respondo, mis maravillosas estadísticas estan realizadas con el sofware CLPAM 1.0 (Contar Los Posts A Mano 1.0). Infalible :-)

Luces dijo...

"No le deseo la muerte, le deseo el mismo daño que él me hizo"
joder Ceci, estoy empezando a asustarme, yo uso esas mismitas palabras.

Angel Serrano dijo...

La ceci dijo "Con mis hermanas si que me he ostiado alguna vez pero no llegó la sangre al río. Lo mío más bien es de venganzas frías y psicológicas. Creo que las heridas del alma hacen mucho más daño y dejan cicatrices imborrables."

Tan importante como saber defenderse físicamente es hacerlo psicológicamente ...

Gracias a las venganzas frías la psicología ha avanzado ... las técnicas frías que conozco más famosas en las mujeres es la de dejar de hablar a uno ... :-o

Supongo que será la técnica básica ...

chin dijo...

Pues sí, las hostias verbales, con frecuencia, hacen más daño que las físicas. Por suerte o no, mal esté que yo lo diga, poseo el citado don. Porque lo considero un "don".

piscis dijo...

La violencia no lleva a ningún lado, y menos la injustificada de un hijo puta que por creerse "machote" machaca a la pobre infeliz que tiene al lado. Es un gran problema al que no se le busca solución por parte de las administraciones.

Es verdad que a veces la violencia psicológica hace más daño a la larga que la física, aunque no hay ningún tipo de violencia justificado.