16 mayo 2005

Esas deliciosas jornadas familiares...

Como estoy en edad de merecer (léase merecer como tener hijos), la mayoría de mis amigos ya están en faena, con lo cual lo que antes eran veladas de juerga y cachondeo hasta horas interminables, han pasado a ser veladas familiares de a las 9 a dormir.

No estoy en contra de estas veladas, ya que mis amigos lo siguen siendo, incluso aunque hayan emprendido la aventura de tener hijos, pero.... COÑO! Hacedme algo de caso!! porque resulta que quedamos poquísimas veces y cuando quedamos, están los niños de aqui pallá, y los padres: Juanito que te estés quieto, deja eso, sientate bien, bajate de ahí, come, no pegues a tu hermano...

Bueno pues tu esperada charla con los colegas, se convierte en una especie de monólogo interrumpido por todas esas frases estresantes, salpicones de comida y situaciones de riesgo para los enanitos....

Desde aquí mi protesta: CUANDO QUEDEMOS, HACEDME ALGO DE CASO!!!
PS: Esta noche ponte el condón, cariño. Nunca se sabe.

7 comentarios:

malaputa dijo...

joder, pensaba que era la única que pensaba eso.
A veces me siento de puta pena y cuando salgo de una casa así me pregunto si algún día me da un jamacuco y tengo un hijo si me absorberá la sesera de ese modo.
Las mil maneras de conjuntar los modelitos, las horas que duerme el retoño, las comidas, las heriditas en el culo, las toses, las fiebres, que si "mira qué manera más graciosa de decir "ama" tiene"... HASTA LOS COJONES.
Me dan ganas de gritarles: ¡HAY VIDA MÁS ALLÁ DE TU HIJO!.
Pero claro, eso es desde mi postura de soltera y madrina y tía feliz que sólo se ocupa de malcriar a los niños de los demás.

scape95 dijo...

Ahhhh, qué historia más típica...........

Bachiller dijo...

Los que no tenemos amigos tenemos la ventaja de no sentirnos excluidos por sus hijos :-P

Pero he de reconocer que la presión social es alta, ¡todo el mundo a parir! Habrá que decidirse aunque sólo sea para justificar unos años de la vida (tener hijos es como el comodín del público si no somos capaces de hacer cosas más interesantes).

Labot dijo...

joder, qué radicales sois los jóvenes :-/
mi opinión:
las ganas de tener hijos acaban llegando.
hay muy pocas personas que no desarrollen instinto maternal / paternal.
si tienes un hijo haces tonterias con él que no harías si fueras "huérfano de hijos"(demostrado empíricamente)por definición, el hijo se encarga de planificar los ratos de ocio de la familia (y los estados de ánimo)
los padres que no salen porque se tienen que quedar con su hijo han establecido, simplemente, sus prioridades (ha ganado el crio y han perdido los amigos)

ps. no soy padre
ps2. todo esto seguro que es diferente en otras culturas o épocas (pasadas o futuras)
ps3. en otras circunstancias, seguro que sería mejor tener los hijos antes de los 25 (o no)

simply Juan dijo...

Por que se, opino y porque no se tiene que ser de ninguna manera, con o sin hijos, espero que hagan caso a mi opinion:

En alguna época, por lo menos en mi país, cuando le preguntaban a una pareja cuántos hijos planeaban tener, la respuesta comúnmente era: los que nos mande dios. A mi mujer y a mi, efectivamente los hijos (bueno, la hija) nos la mandó dios. Fuimos (somos) padres muy jóvenes: ella 24, yo 26. Hoy somos unos felices padres de 29 y 31 respectivamente, y seguimos haciendole caso a nuestros amigos: nuestro problema es a la inversa, a veces nuestros amigos (con o sin hijos) no nos hacen caso a nosotros.

El caso es que hemos balanceado perfectamente nuestras vidas y seguimos haciendo las mismas cosas que hacíamos cuando no teníamos hijos, añadiendo todo lo que hacemos a raíz de ser padres, y ¿saben que? somos felices, inmensamente felices, los 3. Asi que, en pleno acuerdo con malaputa: sí, hay vida mas alla de los hijos.

Siempre la ha habido y espero siempre la haya.

Ahora, para los que quieran convivir con una pareja, con hijos, que les hará mas que mucho caso, pues no hay mas que levantar la mano y con gusto seran convocados.

Michi dijo...

Yo por ahora me conformo con un par de...gatitas!!...el training... :)

criztina dijo...

Pues sí, desgraciadamente, cuando pasan a "esa dimensión", los que no tenemos hijos (ni ganas de tenerlos) estamos a kilómetros luz de cualquier punto de interés común.
Yo ya desistí de quedar para "hablar" de nuestras cosas con padres-madres porque no solo no te hacen ni puto caso, sino que además los temas de conversación difieren bastante de los tuyos... mientras ellos te cuentan los eruptitos que sus hijos se echan después de cada comida, tu están hablando del gacho que conociste el sábado por la noche, y lo que te hubiera encantado que te eruptara cualquier cosa agradable a tus oiditos...
Queda fuera de campo de interés general, tanto por unos como por otros...
Pero claro, si quieres seguir quedando con ellos (en el fondo son majetes y no quieres perder el contacto)... deberás seguir sus intereses! porque... ellos jamás podrán integrarse a tus conversaciones, eso es historia... el tener hijos es más un posible futuro, y será más fácil la adaptación a la conversación.