04 abril 2005

La motivación y las medallas laborales

Hoy he tenido un interesante debate en el curro sobre la motivación en el trabajo. Observo con estupor que mucha gente a mi alrededor trata de lograr el éxito en su vida a través del trabajo, y es que no me canso de decirles que el trabajo en la vida es un medio, no un fin...y nada, ni caso..

No necesito palmaditas en la espalda, ni felicitaciones personales, lo unico que tiene cierto valor es que esas palmadas vayan hacia afuera, es decir, que se haga saber a los demás lo bien que lo he hecho (O lo mal...Lo importante es que hablen de uno aunque sea bien - como diría mi padre)En todas las empresas, lo importante no es lo que uno haga, si no lo que los demás creen que haces...Y no hay nada mejor que estar todo el día en pasillos, reuniones, seminarios, cursos, congresos, cafeterías...Allí es donde realmente se hacen los contactos y conseguir la información que nos pueden servir de algo, y no sentados en la mesa donde lo único que hacemos es trabajar...Vaya pérdida de tiempo...

Lo último que me pasó en un "momento medalla" fue el que mi empresa me diera un premio, en un concurso de ideas, para más inri en metálico...Me sorprendió que premiaran mi idea (basada en el sentido común!!) porque en su redacción, metí algo de caña a la empresa, ya que como suele pasar, no me gusta como se hacen las cosas allí...Lógicamente el concurso era anónimo, si no qué cojones me iban a dar a mi un premio...a la tia borde provocadora y reaccionara que no se calla ni debajo del agua...

Ese premio no me motivó más, cada día me cuesta más levantarme para ir a trabajar, si no llega a ser porque me queda cerca de casa, me pagan bien, las vacaciones son cojonudas, la gente que me rodea es maja y trabajo con tecnología que me gusta, le iban a dar por donde amarga el pepino...(Joder!!, te parece poco??)

No aspiro a triunfar en este trabajo, entre otras cosas porque le veo menos futuro que al zapatero de tarzán, pero no me agobia el pensar que aquí no voy a llegar a ninguna parte...si no es aquí, será en otro sitio... De momento lo único que quiero es terminar de pagar mi choza, para poder vivir sin deudas...El resto de cabos los tengo ataos...

He llegado hasta donde estoy desde la mierda, ahora estoy en la cúspide de la mierda...

11 comentarios:

malaputa dijo...

Tengo amigos con la vida tan vacía que la llenan de trabajo, incluso alguno con tanto miedo a la vida que lo utiliza como escondite secreto...

Anónimo dijo...

niña, es que tu eres mu listijima¡¡¡
en serio, cualquiera te engaña a tí con viles trucos motivacionales.

lu

LUIS AMÉZAGA dijo...

La verdadera motivación es hacer sonar una campana cuando el comercial ha conseguido cerrar una venta. Eso sí es tener al personal motivado.

El trabajo, si no es vocacional, es dinero y tiempo ocupado. Ya veo que ahí habláis de trabajo en vez de trabajar, y seguro que habláis de sexo en vez de practicar el sexo oral.

Si tú misma no le ves a ese trabajo más futuro que al zapatero de tarzán, yo le auguro menos futuro que al "tarzán de zapatero".

Michi dijo...

Cafeteria, pasillos, reuniones...i agree en todo, el problema es cuando no te gusta el cafe y no tienes la capacidad de soportar reuniones absurdas (sin que se te note jaja) :(

laceci dijo...

No me tires de la lengua...(lo digo por lo del sexo oral)
La motivación tiene que venir de uno mismo, es estúpido pensar que te puedan motivar cosas ajenas a ti.
Mi trabajo, bien planteado, tendría bastante futuro, el problema es que yo no dicto las normas, aquí me toca ser peón, así que si los jugadores no saben jugar, yo no les voy a decir cómo se juega, si me quieren pagar por dictar normas que me lo digan. (Bueno, de momento algo de pasta me han soltao por "dictar normas")

LUIS AMÉZAGA dijo...

No has aclarado la cuantía del premio ni la idea expuesta. Supongo que te hicieron firmar un documento de confidencialidad.

laceci dijo...

La idea ni de coña te la digo...
La cuantía del premio te la digo en la pasta que me dieron por folio redactado: 857,14 euros. (Fueron menos de 5 hojas, tampoco hay que estresarse)

Ireneu dijo...

Siempre he admirado el mundo de la empresa. En ella, el más capacitado es el más puteado y el más inútil el que menos trabaja... y lo mejor... ¡que hay empresas que incluso aguantan! flipante..

La Empresa, el 4º misterio de Lourdes.

-Ireneu-

JIP dijo...

Bien es sabido que el trabajo, cualquier tipo de trabajo, es el inventillo infernal que Dios y la madre que lo parió se sacaron de la manga para que, una vez expulsados del paraíso, Eva y Adán, y sus espurios abortillos, tuvieran algo en qué arruinar sus vidas...

Si uno acaba harto, y desde luego poco motivado, en su trabajo, ya sea de lavaplatos, ya sea de ejecutivo puledietas, es porque tarde o temprano uno acaba teniendo la sensación de aque allí lo que está haciendo, única y exclusivamente, es aniquilar sus segundos, día a día... y precisamente eso, segundos, los nuestros, es lo único que ni la nómina más generosa puede comprar...
Así que mejor, quizá, es darle caña a la primitiva y aspirar, si hay fortuna, a dedicarle a tus sueños tu tiempo...

un saludo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Un dinero bien ganado. Si te lo pagaron es que vale el doble.

Hedone dijo...

Lo que más me jode de tus posts es que nunca tengo ocasión de discrepar o de dar una opinión alternativa. Tu forma de ver las cosas se parece tanto a la mía que si fuéramos pareja duraríamos lo justo para un coito tontorrón y listo. No llegaríamos ni a la fase de los abrazos, ni al cigarrito de después