09 marzo 2005

Aventuras en la red I

Hace mucho tiempo, cuando algunos ni siquiera habíais nacido (me refiero a los de ocho años!!), empecé a descubrir qué era aquello de internet, más en concreto el chat. Empecé chateando en irc en "undernet", ya que ni siquiera se conocían redes hispanas de chat.

Allí conocí a un ingeniero mecánico de los Emiratos Arabes. Yo, entre que ni siquiera sabía dónde caía ese país, y que tampoco tenía ocasión de probar mi inglés, chateaba con el casi todos los días, le mandé una foto, le mandé mi dirección postal e incluso mi teléfono (ojo al nivel de pardillez!!), así que me escribía cartas e incluso me llamaba por teléfono el tío. Sólo sospeché de sus intenciones cuando me comentó que me tenía que venir a buscar y a llevarme a conocer a su familia.

Me acojoné...y más cuando ví la foto que me mandó con sus colegas, todos igualicos con su bigotico negro. Mi intención al chatear era pasar el rato, nunca le prometí nada, ni le confesé mi (inexistente) amor, pero parece ser que el se tomó mis atenciones como algo más personal.

Le tuve que confesar que me había quedado embarazada y que me iba a casar en un mes (falso, por supuesto), y el tío salió por patas virtuales....

MORALEJA: jamás debéis dar los datos personales por la red, nunca sabes quién está al otro lado ni que intenciones tiene...(yo ya no lo hago...jeje)