04 noviembre 2004

Al ginecologo!!!

A los que nunca habeis ido al ginecologo:

Lo peor de ser tía es tener que ir al ginecólogo, cosa que parece bastante desagradable de por sí, pero nonononono, estais equivocados…ES MUCHO PEOR DE LO QUE IMAGINAIS…

Imaginad que llegáis a un centro médico, lo cual da bastante mal rollo, entráis a una sala, donde un tío con una bata blanca (llamado ginecólogo o tocólogo (esto último es más acertado…), generalmente desconocido os empieza a preguntar: ¿Cómo se llama?, ¿dígame su teléfono?, dígame su dirección, dígame su número de la seguridad social, hasta aquí todo va bien, pero la conversación empieza a ponerse verde y más verde, y el tío sin cantearse: ¿Cuándo le bajo la regla por primera vez? , ¿Tiene usted flujo abundante? ¿Cada cuanto le viene? ¿tiene reglas dolorosas?

Hasta aquí, aunque es desagradable, es medianamente razonable pero de repente va y te larga: ¿cada cuanto tiempo folla usted?…bueno, quizá aquí, me he desmedido, posiblemente dijera mantiene relaciones sexuales, pero claro, es que al final, la información es la misma, que mas da como te lo diga!!…bueno, pero esto no es lo peor, por que además sólo pasa una vez, después de preguntarte por lo profundos, lo largos y lo húmedos de tus polvos, se pasa a otros lodos, a la CARNAZA y te dice: pase detrás del biombo y descúbrase: No creáis que lo de descúbrase es asomarse por el biombo y hacer UH!, nonononono, por si no lo has entendido bien, el tío te dice: desnúdese de cintura para abajo y desabróchese el sujetador…toma castaña!! Y te dice tapese con esto (el “esto” es un chaleco de papel azul, bastante grande, pero nada elegante, claro…Total que cuando entra el tío, te ve en pelota picada (eso sí ataviada con ese elegante atuendo azul y los calcetines blancos, como los pitufos para dar más glamour…no te jode…) espatarrada con las patas en ese aparato tan horroroso de metal, y mirando al techo…

Total que os podéis imaginar que no es una postura nada relajante, así, que nada, el colega se calza unos guantes, y te empieza a toquitear, pero con seriedad, el tío es que ni se inmuta, todo el día tocando almejillas, si es que parece el pescatero…

Eso sí, el día que te toca citología, que es cuando te sacan una muestra de dentro para analizarla y ver que tal andas por los bajos…No es que duela, es que la situación no pone demasiado, y a veces está complicado acceder al lugar del análisis, para ello, los tocólogos tienen un artefacto en forma de pinzas del marisco pero de plástico, claro yo una vez estaba totalmente inaccesible, (si el gacho hubiera estado de buen ver pero este debió haber hecho la mili con franco), así que el tío la saco (la pinza) y trató de incrustármela, como aquello estaba muy complicado, el tío, que sabía más que los ratones coloraos me dice tose, yo toso y RACA…me la hinca…(la pinzaaa)

Pero esto no es lo peor que me ha pasado, lo mas divertido fue el día que llego al ginecólogo y me encuentro al de siempre y a un chaval joven con una bata blanca también. ¡¡Supuse que sería el enfermero pero no!! El médico me lo presentó como un alumno en prácticas, aunque ¡¡jamás imaginé que el conejillo de indias iba a ser el mío!!, Bueno el caso es que tras alcanzar la gloriosa postura descrita anteriormente, el ginecólogo de verdad estaba a mi lado y el aspirante delante de mi con LA PINZA!! Así que coge el tío intentando encontrar el hueco correcto donde meterla y yo pegando un pequeño rebote a cada fallo, imaginaos al ginecólogo dándome cachetazos en el jamón para tranquilizarme… y dirigiendo al otro por aquí nonono por aquí…no me puedo imaginar la cara del pobre chaval que vergüenza…imaginaos con la novia…por aquí por aquí por aquí BINGO!! Menos mal que al final acertó, porque un pequeño error y me extirpa una almorrana…

Bueno así que después de toda esta historia, ya comprendéis lo que significa ser un conejillo de indias…hasta otra!!

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Llevas toda la razon, pero...
y si el ginecologo se llama ana? mmmmmmm mucho mejor, pero mejor para quien? para ti, para ella, para tu mario, para mi...ya se que todo es real, pero tambien reconoce, que son situaciones que dan pie a... digamos otros juegos.
Los tocologos o ginecologos desde luego no tienen compasion ni miramiento, pero tu lo tendrias si el tal matasanos fuera tipo Brad o Banderas? Tu actitud cual seria?
Disfrutarias? con esa ecografia vaginal, mientras ves ese aparato, como lo enfunda en ese pedazo de preservativo (de sabores?), como aplica el gel lubricante y porque no incluso dilatador y te mira alli, se concentra en tus partes intimas, las sopesa, roza, e introduce lentamente el aparato, calido y viscoso, urgando pausadamente en cada uno de tus rincones intimos, escondidos y perversos, buscando aquello que de ninguna otra manera se puede hallar.
Todo ello mientras te hace unas preguntas obscenas, incluso groseras, pero que te van llevando hacia un terreno resbaladizo, humedo...lo dejo que si no ya veras como acabo.
Reconoce que entonces, ir AL GINECOLOGO seria otra cosa,así que lo mejor como dice mi vecina, cierra los ojos...relajate y disfruta, quien te toque ya es lo de menos.
Hasta otra, sigue asi, espero mas relatos.

criztina dijo...

La verdad es que tu relato tiene toda la visión real de lo que acontece en la sala de un ginecólogo.
Faltaría representar la parte anterior, en la que, muy dignas te lavas toa tú, como si fueran a "comer" en el susodicho, te depilas convenientemente, intentando no dejar ningún rasgo "impuro", para que no vayan a pensar.... y justo 5 minutos antes de la consulta, te dan ganas de mear (los nervios), vas al baño y dejas el papel higiénico "tiritando" de tanto frotar para eliminar cualquier residuo.... y todo para que al final, siempre tengan algún comentario como: "flujo espeso" o "mucosidad lateral", que te deja fría, avergonzada y pensando si eres normal o un guarra que emana flujos mucosos....
;-). Esos sí, al menos, una vez al año a algunas nos "limpia" de telarañas.

Intentopensar dijo...

Hombre sé que no es comparable, porque el ginecólogo es un médico que tenéis (las mujeres) que visitar de forma periódica, pero los hombres también tenemos nuestro "momento traumático" con los médicos. Me refiero al urólogo y más concretamente en el momento que te sentencian un "tiene usted fimosis y hay que operarla". Hay de verdad algo más traumático??.
Es algo horrible ver como te seccionan parte de tu orgullo. Ya digo que es una vez en la vida pero vale por muchos años. No voy a hablar de disfunciones…El ginecólogo es molesto, pero el urólogo tiene la llave de tu orgullo. Puede hacer de uno el Cid Campeador o uno de los Teletubis.

Saludos y mi apoyo.

P.D: perdón por lo de “apoyo”

coco dijo...

Andaqueno. Y yo enamorándome de la de los análisis de sangre...esto sí que es cariño.

Anónimo dijo...

Y qué decir del urólogo y el tacto rectal para palpar la próstata ...

Ahí perdió mi culo su virginidad ....

Anónimo dijo...

he de añadir que lo bien cierto es que lo de ir al ginecologo es una verdadera putada, sin embargo, a vosotras que mas os da, si en realidad, a la minima de cambio os abris de patas, por ejemplo, el otro díaq visitando algunas paginas de internet vi un video de como a una chica le ponian un piercin ahí mismo en todo el labio vaginal, y la tia estaba abierta de patas totalmente desnuda delante de un menda que vaya tela, de médico tenía poco, más bien parecia el bateria de los guns and roses, y además para mas gracia, había asomando la cabeza algún que otro colega de la chati y del bateria del grupo, manda cojones, desde luego, y te da miedo o verguenza qe te toquen un poco el parrus para ver tu estado de salud. pues que quieres que te diga, la realidad es que pasar por un médico para analizar tu estado, ya sea de una gripe, una fractura de brazo o una enfermedad sexual, no tiene ni puñetera gracia, pero tampoco creo que deba ser algo vergonzoso, sino un trámite importante a pasar, y nada más. o que si que puedo asegurarte es que al tocologo o ginecologo no le produce ningún placer toquetear tus flujos de esa manera, más bien lo toma como lo que es su trabajo y punto. Espero que esto te aclare las ideas de lo que los ginecólogos como yo pensamos de nuestras pacientes, nada sexual, todo profesional, y yo no me averguenzo de mi profesión, y ¿tu de la tuya?, no os avergonceis de tener la suerte de que un médico os ayude a tener mejor vuestro órgano reproductor.

laceci dijo...

Querido ginecólogo: a ver si sabemos leer las cosas con la mente un poco más abierta y sobre todocon sentido del humor.

En todas las profesiones hay gente buena y mala....generalizar no es bueno!!

Anónimo dijo...

vayanse a la puta madre, son todos unos ociosos de mierda, que ginecologo ni que nada...

Silvana Sisti dijo...

buenísimo, ja,ja

Silvana Sisti dijo...

si bien me resultó gracioso te cuento que me hicieron un estudio (histerosalpingografía) para ver si estaban obstruidas las trompas.
El día antes mi dijeron que tomara antes de ir un antiespasmódico y un tranquilizantes (equivalente a duele que te cagas). Fui muerta de miedo. Luego del tosa y las pinzas va un líquido hasta las trompas y van haciendo placas a ver si pasa. Un horror. Mi marido me acompañó y el médico le dijo: téngale las manos. Se imaginan? Lloré de verdad, pero salió bien.
Un saludo desde Argentina.

Anónimo dijo...

y te imagina cuando se presentan al ejercito tocando tus guevas como si las estuvieran pesando como una libra de carne. y lo peor es cuando es una mujer y encima de todo bonita.